Poema en León y en Monzón Romancero Alavés

Poema en León y en Monzón por Romancero Alavés por Ricardo Becerro de Bengoa

EN LEON Y EN MONZON
(1029)
De horrores y de venganzas
Ylen su dilatada vida,
en la córte cordobesa,
crió Bela á su familia.
En su mujer Toda tuvo
tres retoños de sus iras:
Rodrigo, Diego é Iñigo,
de eterna fama tristísima.
Desde la cuna mamaron
hiel y horror contra Castilla,
repitiendo el juramento
de la venganza maldita.
Contra Fernandez el Conde
arma don Sancho García

su hijo, entre los castellanos
rebelde y sangriento cisma.
Desde Cordoba los Belas
tales disturbios atizan,
y en Clunia y en Santisteban
á los cristianos dominan.
Sus gentes Fernandez mueve
y en desventurada lidia
preso por los moros, pierde,
con la corona, la vida.
Sancho, el condado recoje,
v con Zulema hace liga
cuando el tirano Almahadio
en Cordoba el trono quita
a Hissen, y en recia batalla
en medio de Andalucia
el usurpador destroza
alzando á Hissen por califa.
Alli, al lado de los Belas
pelea, y el pacto firman
de paz y olrido, y con dl
vuelven los tres á Castilla.
Como prenda de concordia
Rodrigo Bela apadrina,
en Birgos al primer hijo
gne tiene Sancho García.
Vueltos á Guebara, en paz
las domésticas delicias
gustan, en su tierra propia,
para ellos no conocida,
y de sns haciendas llevan
el gobiero, y les envian

y entre hierros, á los suyos.
en las castellanas filas,
El camino de Bizcaya
toman aquel mismo dia,
renovando el juramento
en su triste despedida,
de tomar fiera venganza
en la sangre de Castilla.
En la corte de Leon,
de la de Sancho enemiga,
se acojen, y la discordia
desde aquel momento agitan.
A poco, Sancho fallece
y su condado, Garcia
su hijo, aún muy jóven, hereda
para su propia desdicha.
Entre los reinos cristianos
para firme garantia
de la paz, forman los reyes
de enlace fraternal liga;
cl de Nabarra don Sancho,
cuñado de don Garcia,
para éste, del de Leon
á la hermana solicita,
y doña Sancha, la infanta,
por el nabarro pedida,
accede, porque ha de ser
reina y condesa en Castilla.
Eterna paz se vislumbra
tras de la union convenida,
la boda se acuerda, y quieren
celebrar fiestas magnificas.

Ante las puertas del templo
grande confusion se agita,
por rivales disensiones
entre Nabarra y Castilla.
Entre el tumulto, Rodrigo
Bela, su espada homicida
hunde en el pecho inocente
del infeliz don García.
Inigo y Diego secundan
los golpes, y prevenidas
otras gentes, á los nobles
que le siguen, acuchillan.
Entre el estupor y espanto
que á aquella ciudad contristan
los Belas, sin perder tiempo
toman preparada huida.
Y en tanto el rey de Nabarra
á la ciudad se aproxima,
dispuesto a lucir sus gentes
en las fiestas convenidas.
Profunda pena en la córte
encuentra en tan triste dia,
y ante el cadáver del Conde
reyes y pueblos desfilan.
A los fieros asesinos
busca, don Sancho, enseguida,
mientras con espanto cunde
por los pueblos la noticia.
En las cuestas de Monzon.
del Carrion sobre la orilla
en imponente castillo
Fernan Gutierrez habita.

Ni el loonés, ni el castellano
tal fortaleza dominan,
y su independiente dueño,
del rey nabarro á la vista
rindióle atento homenaje
cuando hácia las bodas iba,
En él los Belas encuentran
al huir, fuerte guarida,
que en la amistad de Gutierre/
sin escrúpulo confian,
ya que los tres fugitivos
con el asilo convida,
mientras que traidor, á un tiempo,
al rey, que allí están, avisa.
En suculento banquete
por los alabeses brinda,
y en lo mejor de la fiesta
que ricos vinos animan,
sorprendidos, á don Sancho
entrar en la estancia miran.
Con el espanto en los ojon.
suS espadas recogidas
buscan, y al cielo maldicen
por tan negra felonia.
Sobre cllos los vengadorcs
nabarros, su accro agitan
y con fuertes ataduras
sus brazos y piernas ligan.
Del castillo ante la puerta,
y del pueblo ante la vista,
con haces de leña encienden
los soldados una pira;

en el monton espantoso
de las brasas encendidas
vivos, é los tres hermanos
sin compasion precipitan,
A del humo entre las nubes,
que sobre las áscuas gira
misero desaparece
el aliento de sus vidas.
Siempre inmunda consejera
del corazon fué la ira,
é infame y mísero el fruto
de la venganza maldita.

 

Leave a Comment