Turismo cerca del Castillo de Guevara

Parque Ornitológico de Mendixur

Parque Ornitológico de Mendixur Vista de Molino Bajo las Aguas del Pantano

El Parque Ornitológico de Mendixur se encuentra en las colas de la zona sur del embalse de Ullíbarri-Gamboa, cerca de la localidad de Mendixur. Esta área de aguas someras ha experimentado un significativo proceso de naturalización, convirtiéndose en un enclave de gran importancia para las comunidades vegetales y animales asociadas a ambientes acuáticos.

Con más de 70 hectáreas de extensión, el Parque Ornitológico ocupa las colas meridionales del embalse, designadas como Humedal Ramsar de Importancia Internacional. Además, forma parte de la Red Natura 2000 (Zona de Especial Conservación – ZEC – Embalses del Sistema del Zadorra), lo que confirma su crucial contribución a la preservación de la biodiversidad y su importancia para la conservación.

Las aves son el principal protagonista en Mendixur, siendo su cara más visible y, a su vez, indicadoras de la salud de los ecosistemas acuáticos y terrestres que las sustentan. La abundancia y diversidad de especies que visitan el Parque a lo largo del año lo convierten en un lugar privilegiado, digno de ser explorado, disfrutado y protegido. Nuestro compromiso es el respeto hacia cada uno de los seres que habitan en este entorno.

Booking.com

Pinturas de Gazeo y de Alaiza

Para que un tesoro sea considerado como tal, debe permanecer oculto a los ojos mortales durante un tiempo. El que se halla en la iglesia de San Martín de Tours, en Gazeo, a apenas una veintena de kilómetros de Vitoria-Gasteiz, cumplió con creces esta condición: tuvieron que transcurrir siete siglos hasta que, en 1967, las fantásticas pinturas góticas del ábside del templo quedaron al descubierto, ocultas bajo una capa de cal.

La casualidad dio paso a la sorpresa: los murales de Gazeo eran una de las mejores muestras del arte plástico del siglo XIII y se encontraban en perfecto estado de conservación. En ellos, se inmortalizan con meticulosidad y colorido gótico escenas como el misterio de la Sagrada Trinidad o el inquietante Juicio de las almas.

En el pueblo vecino de Alaitza, se alza la iglesia de la Asunción, donde se repitió la historia de las pinturas ocultas. En esta ocasión, los murales del ábside recogen temas laicos, muy poco propios de un lugar sagrado, con un estilo más primitivo que el utilizado por el maestro de Gazeo: enigmáticas siluetas en actitud bélica, primitivas escenas de caza y otras estampas de la cotidianeidad medieval.

Ambos templos pueden ser visitados, y sus pinturas pueden ser escrutadas al detalle.

Sierra de Elgea

La sierra de Elguea se encuentra entre las provincias vascas de Guipúzcoa y Álava en España. Forma parte de la cadena pirenaica, aunque se integra mejor en los Montes Vascos y es una de las tres sierras que se sitúan en el límite de estos dos territorios históricos, junto con Altzania y Urkilla. La cumbre más alta es la del monte Aumategui o Saiturri, con 1,192 metros de altitud. Otras cumbres destacadas incluyen el Andarto con 1,089 m.s.n.m., el Aizorrotz con 738 m.s.n.m., el Elgea Mendi con 943 m.s.n.m., que da nombre a la sierra, y el Troke con 915 m.

La sierra de Elguea se erige en el límite sur de Guipúzcoa, conectándose con otras cadenas y estaciones en la zona este del territorio. Se extiende por los municipios de Escoriaza, Arechavaleta, Salinas de Leniz y Oñate en Guipúzcoa, y Barundia, con Ozeeta como su capital, Elburgo y Arrazua-Ubarrundia en Álava.

Aunque sus montañas no son extremadamente altas, con la mayor alcanzando los 1,192 m.s.n.m., su ubicación sobre la Llanada Alavesa brinda vistas inmejorables. El relieve de la sierra se caracteriza por cumbres poco pronunciadas, destacando al norte las cumbres de caliza arreficial, siendo el pico Andarto con 1,074 m.s.n.m. uno de los más definidos. Entre las cumbres se encuentra la depresión kárstica de Degurixa o Deguria, a 915 m.s.n.m., que se extiende en dirección este-oeste por unos 2 km. Las laderas del norte están cubiertas de hayas casi hasta la cima, mientras que en la parte sur están despejadas en la parte superior y cubiertas de robles en la inferior.

La sierra de Elguea se extiende desde el Puerto de San Adrián, donde se puede decir que comienza hacia el oeste, hasta la sierra de Arlabán. Sus cumbres sirven como divisoria de aguas entre la cuenca mediterránea y la cantábrica, estableciéndose por la cuenca del Zadorra en la parte alavesa y mediterránea, y el Deva en la parte guipuzcoana y cantábrica.

Un parque eólico recorre la sierra, y en sus lomas se encuentran los monumentos megalíticos que forman la estación megalítica Eguea-Artía, compuesta por nueve monumentos identificados.

Desde la Sierra de Elgea, hay unas magníficas vistas del Castillo de Guevara.

Parque Natural de Garaio

El Parque de Garaio se ubica en los alrededores del antiguo pueblo que lleva su nombre, a orillas del embalse de Ullíbarri-Gamboa. Garaio conforma una pequeña península de 116 hectáreas que se adentra en el embalse en la desembocadura del río Zadorra.

Este espacio, bordeando la lámina de agua con suaves colinas y extensas campas intercaladas con bosques, es un entorno propicio para experimentar la naturaleza, aprendiendo a cuidarla, conservarla y apreciarla. Endrinos, espinos albares, majuelos, arces, fresnos, cigüeñas, petirrojos, arrendajos, carboneros, lavanderas, mariposas, tejones o erizos son solo algunos ejemplos de la variada flora y fauna que podemos descubrir y disfrutar.

El Parque cuenta con una red interna de carreteras y aparcamientos que garantizan un acceso cómodo y agradable. Además, dispone de un equipamiento público amplio y bien cuidado, que incluye oficina de información, sendas señalizadas, miradores, fuentes, aseos, zonas de playa, duchas, facilitando así la realización de actividades recreativas.

Observar la flora y fauna silvestres, dar paseos a pie o en bicicleta, practicar la fotografía de naturaleza, realizar visitas guiadas, participar en talleres, volar cometas o bañarse son algunas de las actividades que se pueden disfrutar en Garaio.

Sorginetxe

El majestuoso Dolmen de Sorginetxe, erigido alrededor del 2500 a.C. cerca de Salvatierra/Agurain, no solo es un monumento funerario, sino un testamento perdurable de la ancestral conexión de nuestra región con sus habitantes del pasado. Aquí, los antiguos pobladores, en su mayoría dedicados a la ganadería, honraban a sus seres queridos con ceremonias fúnebres llenas de reverencia y respeto.

Descubierto en 1831 y meticulosamente excavado por el dedicado señor J. Apraiz en 1890, este sitio arqueológico revela secretos enterrados en el tiempo. Flechas y huesos humanos, cuidadosamente recolectados en aquel entonces, han quedado enigmáticamente desaparecidos, añadiendo un misterioso velo a la historia del dolmen.

Este monumento megalítico, compuesto por cinco imponentes piedras calizas y una cubierta que se eleva a 2,3 metros en su punto más alto, se erige como un testamento tangible de la destreza arquitectónica de nuestros antepasados. Sumérgete en la historia viva de Euskadi, explorando la majestuosidad de Sorginetxe, un legado que trasciende el tiempo y te invita a conectar con la esencia misma de nuestra historia.

Sierra de Urbasa

La Mágica Sierra de Urbasa: Un Encanto Boscoso

Enclavada en la Navarra Occidental, la Sierra de Urbasa marca el límite donde la naturaleza se transforma, dibujando la transición entre densos bosques y extensos pastizales hacia las tierras de viñedos y campos de cereales que caracterizan Tierra Estella y la Zona Media de Navarra. En este hermoso rincón, las hayas dominan el paisaje, compartiendo su espacio con yeguas, vacas y ovejas lachas que pastan en total libertad.

Incontables manantiales serpentean la meseta calcárea de Urbasa, un topónimo vascuence que se traduce poéticamente como «agua del bosque». La riqueza de acuíferos en esta sierra da vida a lugares fascinantes, como el Nacedero del Urederra, cuyo nombre significa «agua bella o hermosa». Este manantial se encuentra en la vertiente sur de la Sierra, cerca de Baquedano, y representa el drenaje más significativo del acuífero de Urbasa.

La exuberante vegetación que rodea este manantial se fusiona armoniosamente con el resplandor esmeralda de las aguas que brotan al pie de un imponente circo rocoso conocido como el Mirador de Ubaba o «Balcón de Pilatos». En su fondo, un bosque de hayas se entrelaza con olmos, fresnos, avellanos, tilos, servales, arces y bojes, creando un paisaje único. Desde 1987, este paraíso natural es una reserva que resguarda la biodiversidad y la majestuosidad de la Sierra de Urbasa. Sumérgete en este mundo encantado y descubre la belleza etérea de este rincón natural.

Túnel de San Adrián

El Túnel de San Adrián: Joya del Camino de Santiago y Maravilla en Aizkorri-Aratz

El túnel de San Adrián se erige como un hito destacado en el Camino de Santiago, trazando una ruta interior que deslumbra a quienes exploran el majestuoso Parque Natural de Aizkorri-Aratz. Este túnel, perforado en una montaña de roca, se encuentra inmerso en un entorno espectacular, un testimonio viviente de la historia y la belleza natural.

Este lugar no solo es un tesoro geográfico, sino un sitio histórico que ha visto pasar a lo largo de los siglos a peregrinos, comerciantes y reyes. A pesar de sus modestos 70 metros de longitud, alberga en su interior la ermita de San Adrián, y conectado a él, una antigua calzada medieval. Esta estructura revela su vital importancia como vía de comunicación en tiempos pasados.

Ubicado en el límite entre las provincias de Álava y Gipuzkoa, los pueblos más cercanos a este túnel son Zalduondo y Zegama, respectivamente. Desde Zalduondo, un pintoresco camino asfaltado, que se adentra en el paraje de Zumarraundi (conocido como «Las petroleras»), lleva a los curiosos visitantes a través de unos cinco kilómetros de terreno desigual, ascendiendo con cierta dificultad pero revelando la riqueza del trayecto.

Desde Zegama, la travesía hacia el túnel implica ascender por una ruta senderista elevada y escarpada que serpentea a través de la imponente sierra de Aizkorri. Esta experiencia, aunque desafiante, ofrece vistas panorámicas y una conexión única con la naturaleza. Descubre la magia que envuelve al túnel de San Adrián, donde la historia y la geografía se entrelazan en una danza eterna.