Guevaras Famosos

Ernesto Che Guevara

Ernesto Che Guevara

Che Guevara es, quizás la leyenda más fascinante de Latinoamérica», considerada The Times, el prestigioso diario en el que el filósofo Herbet Marcuse precisaba “Guevara no era la aventura, sino la aventura aliada con la política revolucionaria”; otro filósofo, el francés Jean- Paul Sartre, aún iba más lejos y estallaba en admiración: “Es el hombre más completo de nuestra época”. 

Ernesto Guevara de la Serna nació en Rosario, República Argentina, el 14 de junio de 1928, hace 96 años. Procedía de una familia vasca llegada al Cono Sur cuatro siglos antes, en los primeros días de descubrimiento conquista y colonización.

En 1535, el emperador Carlos V designó a Carlos de Guevara factor y oficial real en la Armada de Pedro de Mendoza, primer adelantado del Río de la Plata. Ya en 1536, Mendoza y Guevara fundaron la ciudad de Buenos Aires, en la ribera derecha del Río de la Plata, junto al Riachuelo, donde ahora se alza el estadio del Boca Juniors, conocido como La bombonera.

El 15 de junio de ese mismo año, Guevara venció a los indios querandíes en la Batalla de Corpus Christi, contando para ello con la colaboración del soldado alemán Ulrich Schmidl.

Éste narró la acción en una crónica, e incluso dibujó un retrato del factor alavés. Es coincidente en el parecido con otro que también dibujó el cura Martín González.

Juan de Ayolas fue nombrado lugar teniente de Mendoza. Mientras éste se quedaba en Buenos Aires, Ayolas, Guevara y Schmidl fueron enviados hacia el Norte, partiendo el 15 de octubre de 1536 con 150 soldados, una carabela y dos ergantines, en busca de la Sierra de la Plata, mencionada por Sebastián Caboto. Después de fundar las poblaciones de Corpus Christi y Nueva Esperanza, Ayolas y Guevara remontaron de Sur a Norte el río Paraná, hasta que un temporal hundió la carabela, justo en la confluencia de este río con el Salado del Norte.

En dos bergantines llegaron Ayolas, Guevara, Schmidl y sus hombres al río Paraguay, el 1 de enero de 1537, y a fin de este mismo mes arribaron a la bahía de los indios carios, con los que trabaron amistad dese el primer día, algo que dura en Paraguay hasta hoy con los españoles.

Guevara fue casado con una india llamada Yasyrendí (Luna que ilumina) por el franciscano Bernardo de Armentia, natural de Córdoba, y estuvo tras ello unos días en Lambaré, cerca de Asunción.

Ayolas decidió seguir viaje hacia el Norte por el río Paraguay, hasta llegar a un paraje chaqueñó donde fundó, en la margen derecha, el pueblo de Candelaria, siempre con Carlos de Guevara junto a él, y también con Rodrigo de Cepeda, hermano predilecto de santa Teresa de Ávila.

En Candelaria, Ayolas dejó una guarnición mandada por su amigo Domingo Martínez de Irala, y, trabando amistad con los indios chamacos, emprendió viaje hasta el noroeste del Chaco, a través de la espesa selva, también ahora acompañado por Guevara y Cepeda.

Hasta hoy en día, los chamacosos conservan el castellano y una riquísima tradición oral de este y otros encuentros.

Llegados a la boliviana Sierra de la Plata, Guevara desapareció según la crónica española; pero si atendemos la tradición oral india, fue asesinado en un combate con guaicurús y murió pronunciando el nombre de Yasyrendí.

Éste, desde entonces, se convirtió en una leyenda guaraní tanto en Bolivia como en Paraguay. Lo mismo en Asunción que en Santa Cruz de la Sierra, los guaraníes saben quién fue Yasyrendí, y muchos conocen la triste suerte de Carlos de Guevara.

Él no lo sabía, pero en labahía de los indios carios había nacido su hijo, Carlos de Guevara el Mozo, destacado expedicionario, que luego se radicó en Santa Fe para criar ganado vacuno y caballar junto a Juan de Garay, Hernandarias y Rodrigo Melgarejo, hijo de Rui Díaz Melgarejo, fundador de Villarica.

Entre los posibles descendientes del factor real Guevara destaca, en 1806, el gaucho Braulio Guevara, húsar de Pueyrredón, quien en pleno combate de Perdriel y bajo fuego artillero de sir William Carr Beresford, elcomodoro sir Home Popham y el coronel Pack -éste, al mnado del 71 Regimiento de Highlanders-, recogió a su jefe a la grupa de su caballo, salvándolo de una muerte segura.

Ya en 1822, el gaucho Bildugerno Guevara, granadero a caballo del general San Martín, combatió a las órdenes del coronel Pringles en Chancay, Ecuador. Habiendo quedado solo rodeado de españoles y en lo alta de un acantilado, se arrojó con su caballo al mar. El coronel asturiano Valdez ordenó salvarlo, y luego le preguntó por qué había hecho eso, a lo que Bildugerno le respondió: “Porque cuando San Martín me mandó aquí, me mandó a pelear, no a rendirme, ni a usted ni a nadie”.